¿Puede todo el mundo emprender?

Llevo viendo hace tiempo a amigos, conocidos, compañeros y demás gente cercana a mí que ve en el “emprendimiento” una manera de paliar su situación laboral: desempleado, descontento con su trabajo actual, cambio de aires…etcétera.

La idea es muy tentadora, ser tu propio jefe, tener tus horarios, trabajar para ti y todas las frases positivas y motivacionales que quieras poner entre las comas. Pero hay que recordad que la moneda siempre tiene dos caras

Personalmente pienso que NO todo el mundo puede emprender, una afirmación poco “positiva” que no me hará ganar la simpatía del lector. Pero lo creo firmemente, ya que, todas las personas no tienen las cualidades para llevar a cabo un negocio propio exitoso.

Para mí un emprendedor tiene que reunir las siguientes características:

1)      Capacidad. Ser emprendedor en un mundo cada vez más competitivo y sin fronteras requiere personas capaces de aportar soluciones y no enumerar los problemas. Alguien “avispado” que se adelante a la competencia y creativo para desmarcarse de esta.

2)      Ambición. Una persona conformista no puede levantar un proyecto.  Hay personas que se sienten más seguras y cómodas con un sueldo asegurado a final de mes, con un plan trazado, sin tener responsabilidades de decisión y con poca necesidad de promocionar.

3)      Recursos. Los beneficios iniciales de un emprendedor suelen ser escasos. Y existen las temidas hipotecas, familias y otros gastos que no pueden esperar a que tengas éxito. Es necesario tener un “colchón”, pocos costes y una situación favorable.

4)      Valentía. El clima natural de un emprendedor es la incertidumbre. Tienes que ser valiente para tomar decisiones y asumir los riesgos necesarios para que tu empresa pueda alcanzar sus objetivos.

file00013625031085)      Positividad. Uno de los grandes problemas que te encontrarás es la “soledad”. A tus familiares y amigos les “chocará” esta decisión o, simplemente, no la entenderán. Al principio recibirás frases de ánimo abundantes pero con el paso de los meses el camino se pondrá duro. La fortaleza mental será la que hará que no te desvíes de éste.

6)      Paciente. Existe un tipo de emprendedor que comienza la actividad con el símbolo del dólar dibujado en los ojos. Si  buscas resultados inmediatos tendrás que replantearte tus metas.

7)      Tener conocimientos básicos para la gestión empresarial.

8)      Conocimientos de marketing. Saber vender, precios, distribución y todas las áreas que engloba esta disciplina.

9)      Y la más importante, que te apasione. No puedes tener reloj, echar horas y horas. Que tu palabra preferida en tu recién comprado diccionario de emprendedor sea sacrificio.

Como he empezado el artículo con un “NO” rotundo me gustaría matizarlo. Muchas de estas actividades se pueden aprender o mejorar. Y es que, emprender y aprender, además del parecido fonético y escrito, comparten mucho en su significado. Emprender requiere aprender todos los días de facetas en las que somos expertos pero también de las que no hemos escuchado hablar hasta que son necesarias para que nuestro negocio funcione.

Toda esta serie de habilidades pueden aprenderse y, por lo tanto, ese “NO” es condicional. También es cierto que hay otras que no están en nuestro “adn” y, difícilmente podrás obtener o dominar, lo que dificultará esta actividad y tendrás que suplirlas con tus puntos fuertes.  Sea como sea…

¡Feliz emprendimiento! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s